16 pueblos pequeños más encantadores de Sudáfrica (con mapa)

Sudáfrica puede ser el hogar de grandes ciudades conocidas por muchos en todo el mundo, pero el patrimonio y la cultura de este crisol de un país se pueden ver mejor en los muchos pueblos y pequeñas ciudades esparcidas en los valles y llanuras de su vasta campiña, conocida como el ‘karoo’.

Los colonos holandeses, los refugiados franceses, los colonos británicos, muchos otros europeos, así como los pueblos indígenas de este país, han contribuido a una gran cantidad de bonitos asentamientos, algunos conocidos por sus increíbles paisajes naturales, otros conocidos por sus reliquias del pasado colonial de Sudáfrica.

Tierras de cultivo, parques nacionales, viñedos, naturaleza abierta, montañas y la majestuosidad del Océano Atlántico no solo son el telón de fondo, sino también el corazón palpitante de estas ciudades y han definido sus poblaciones desde su fundación hasta la actualidad. Éstos son algunos de los pueblos pequeños más encantadores de Sudáfrica.

16. Nieu-Bethesda

Nieu-Bethesdadreamstime / © Grobler Du Preez

Aunque es una ciudad histórica en sí misma, Nieu-Bethesda, fundada en la provincia de Eastern Cape en 1875, es bastante famosa en Sudáfrica por una atracción turística en particular y es el Museo del Búho.

Fundada por la artista forastera reclusa Helen Martins en la casa que heredó de sus padres, Martins comenzó a coleccionar estatuas de búhos y otros animales y a decorar la casa con ellos, inspirados en textos bíblicos y poesía. Según sus últimos deseos, la casa permanece abierta para los visitantes y es un gran lugar para venir a hacer algo que no sea senderismo o degustación de vinos.

15. Clarens

Clarensdreamstime / © Grobler Du Preez

Clarens, que data de principios del siglo XX, se encuentra en la provincia de Free State y lleva el nombre de la ciudad suiza del mismo nombre, donde la prominente figura de los bóers y presidente de la República de Transvaal (desde 1952 hasta 1900) se autoexilió.

El pueblo está rodeado por la cordillera de Rooiberg y al sureste se encuentran las montañas de Maluti, de color púrpura y azul, lo que lo convierte en un escenario particularmente perfecto en un campo verde. Con el descubrimiento de muchos fósiles de dinosaurios aquí, Clarens es una gran ciudad para aprender sobre los dinosaurios y la geología de la Tierra hace millones de años.

14. Paternoster

Paternósterdreamstime / © Grobler Du Preez

Paternoster, una de las aldeas pesqueras más antiguas de Sudáfrica, es conocida por sus langostas, cabañas de pescadores encaladas y por su espectacular playa, considerada una de las más bellas de la costa oeste del país.

Con el mar a su disposición, los visitantes pueden hacer snorkel, kayak, buceo y kitesurf, entre otras actividades. En el cercano Cabo Columbine se encuentra el último faro controlado manualmente de Sudáfrica, que es una vista rara en cualquier parte del mundo.

13. Hogsback

Hogsbackdreamstime / © Toscawhi

Situado en las montañas Amathole de la provincia de Eastern Cape, el pequeño pueblo de Hogsback está en una posición privilegiada para explorar los alrededores, bosques, senderos de montaña y ríos que ofrecen hermosas cascadas y pesca de truchas.

Numerosas rutas de senderismo conducen a través de áreas boscosas y suben a las colinas, lo que lo convierte en un destino popular para los amantes del aire libre. Curiosamente, se dice que JRR Tolkien se inspiró para crear la Tierra Media en el paisaje alrededor de Hogsback, en particular ‘Mirkwood’, desde que el escritor nació en Sudáfrica. Cierto o no, ¡aquí al menos puedes imaginarlo!

12. Montagu

Montagudreamstime / © Grobler Du Preez

Fundada en una granja llamada ‘Uitvlugt’ en 1851, la ciudad de Montagu es un refugio de perfección residencial, con casas encaladas y una iglesia reformada holandesa muy fotogénica en la ciudad; en otros lugares está el Museo Montagu, que fue fundado en 1907 y es en sí mismo un Monumento Nacional.

Se encuentra en Western Cape y parece particularmente encantador en su posición enclavada al pie de las montañas Langeberg. Las formaciones rocosas de los alrededores lo hacen muy popular entre los escaladores y excursionistas por igual.

11. Cullinan

Las cabañas de piedra arenisca de Cullinan en la provincia de Gauteng hacen que pasear por esta famosa ciudad sea una experiencia encantadora, con muchos de los edificios antiguos que ahora albergan restaurantes y tiendas.

La ciudad lleva el nombre del magnate de los diamantes Sir Thomas Cullinan (el diamante más grande jamás encontrado también lleva su nombre) y, como tal, ofrece recorridos por sus minas y el área minera. El terreno accidentado que rodea Cullinan también es popular entre los visitantes más aventureros.

10. Genadendal

Genadendaldreamstime / © David Steele

Genadendal, que significa «Valle de la Gracia» en afrikáans, se encuentra en una ubicación espectacular en las montañas Riviersonderend, que está a solo 90 minutos en coche de Ciudad del Cabo. La ciudad originalmente se llamaba Baviaanskloof y se construyó alrededor del sitio de la estación misionera más antigua de Sudáfrica, la Estación Misionera Morava que se fundó aquí en 1738.

El letrero fuera del pueblo invita a la gente a ‘visitar la plaza histórica y la misión y retroceder en el tiempo’, por lo que es mejor pasar el tiempo aquí deambulando por esta pequeña pero atmosférica porción de Sudáfrica.

9. Clanwilliam

Esta ciudad en el valle del río Olifants, Western Cape, con las presas Clanwilliam y Bulshoek, es particularmente pintoresca. Con una población de 7.600 habitantes, Clanwilliam es una pequeña ciudad que se remonta a la década de 1660, cuando los pioneros holandeses nombraron al río Olifants en honor a los numerosos elefantes que descubrieron en sus orillas.

La primera granja llegó al valle en 1732, cuando la ciudad se conocía como Jan Disselsvlei, pero el cambio de nombre se produjo a principios del siglo XIX con la llegada de los colonos británicos. Hoy en día, Clanwilliam es conocido por su grupo de bonitos edificios, incluida la Iglesia Reformada Holandesa de 1864, su té rooibos y las principales rutas de senderismo en las colinas cercanas.

8. Greyton

Greytondreamstime / © Grobler Du Preez

Esta pequeña ciudad es un encanto rural, donde puede encontrar un burro o una vaca deambulando mientras explora este asentamiento rural por excelencia de Sudáfrica. Como muchos en el país, este lugar comenzó su vida como una aldea agrícola en 1854 y pronto se convirtió en la ciudad que se conoce hoy en día: pintoresca y tranquila.

La ciudad también tiene varios restaurantes y cafés agradables para degustar cuando hace demasiado calor, una combinación del encanto del viejo mundo y las comodidades modernas que hace que incluso los sudafricanos regresen para los descansos de fin de semana.

7. Graaff-Reinet

Graaff-Reinetdreamstime / © Grobler Du Preez

Una de las ciudades más antiguas de Sudáfrica, Graaff-Reinet de Eastern Cape se gana un lugar en esta lista porque está repleta de edificios patrimoniales para que los admire en su visita. Relativamente grandes en comparación con muchas otras ciudades que hemos presentado, los edificios residenciales aquí están encalados y gritan para que se tomen fotos de ellos, particularmente los de Parsonage Street y Somerset Street.

La Iglesia Reformada Holandesa, construida a finales del siglo XIX, se eleva por encima de todo y es una vista impresionante.

6. Jeffreys Bay

Jeffreys Bay

Una ciudad costera en la provincia de Eastern Cape, Jeffreys Bay (más comúnmente conocida como ‘J-Bay’) se ha hecho un nombre como una especie de meca del surf; de hecho, es conocido como el mejor lugar para practicar surf en Sudáfrica.

Incluso hay un Museo del Surf en la ciudad, con exhibiciones y exhibiciones de tablas de surf, que rastrea no solo la historia del deporte sino también el desarrollo del surf en la ciudad misma; esto surgió de la comunidad hippie de la ciudad de las décadas de 1960 y 1970, y ahora J-Bay se encuentra como una de las áreas urbanas de más rápido crecimiento en el país: ¡los fanáticos del surf deberían visitarlo ahora!

5. Descanso del peregrino

Descanso del peregrinodreamstime / © Vampy1

Esta ciudad es el lugar al que debe acudir si desea obtener más información sobre la fiebre del oro en Sudáfrica, siendo la segunda (después de Mac-Mac) en atraer buscadores para encontrar su fortuna en 1873. No ha cambiado mucho aquí, así que Pilgrim’s Rest – ubicado en la provincia de Mpumalanga – es un lugar con mucho encanto para visitar.

Es prácticamente un museo viviente, pero también hay algunas cosas extravagantes que ver aquí, una de ellas es el Royal Hotel, con un bar ubicado en una antigua iglesia que fue transportada aquí desde Ciudad del Cabo.

4. Príncipe Alberto

Ubicada en el borde del Gran Karoo, un área salvaje inimaginablemente vasta como el interior de Australia, la ciudad que se convertiría en el Príncipe Alberto fue fundada en 1762. Su larga historia significa que hay excelentes ejemplos de arquitectura Cape Dutch, Karoo y victoriana esparcidos por la ciudad. 13 de ellos designados como Monumentos Nacionales.

Restaurantes de buena calidad, galerías de arte y el famoso teatro Showroom art deco. No está lejos de aquí hasta el extremadamente pintoresco Swartberg Pass, una carretera que atraviesa las montañas del mismo nombre desde 1881.

3. Hermanus

Hermanusflickr / Knutson Laura

Esta ciudad del Cabo Occidental es famosa por su vino, avistamiento de ballenas y playas. Las playas más conocidas de la ciudad son Voëlklip Beach y la amplia Grotto Beach, que dan a Walker Bay, un área protegida donde se pueden avistar hasta 70 ballenas a la vez.

Cada año, entre agosto y septiembre, cientos de ballenas viajan a las aguas poco profundas de Walker Bay, que tiene un lugar en los diez mejores lugares para avistar ballenas según WWF. Combinado con su espectacular paisaje costero, Hermanus es un gran lugar para visitar.

2. Tulbagh

El casco antiguo de Tulbagh (fue fundado en 1699) es una verdadera meca para aquellos interesados ​​en estar rodeados de arquitectura histórica; Habiendo sido el hogar de un número igual de hugonotes y colonos holandeses, hay una mezcla de estilos en el trabajo aquí y, como tal, una larga lista de edificios patrimoniales para descubrir y admirar.

Esta ciudad es una especie de joya escondida, ya que es tan pintoresca como lo es con montañas dramáticas que se asoman en la distancia, y también es una región productora de vino, ¡lo que hace que esta hermosa ciudad sea aún mejor!

1. Franschhoek

# 1 de pueblos pequeños en Sudáfricadreamstime / © Atosan

Principalmente famosa por sus viñedos centenarios es la ciudad de Franschhoek, pero es la arquitectura virgen del Cabo Holandés lo que hace que este asentamiento sea muy encantador para visitar. La ciudad recibe su nombre del holandés «Fransche Hoek», que significa «Rincón francés», debido al hecho de que muchos hugonotes franceses que huían de la persecución religiosa en Europa llegaron aquí desde 1688; la ciudad es también una de las más antiguas de Sudáfrica.

En una visita a esta ciudad, llena de hermosa arquitectura, puede aprender sobre la historia de los colonos coloniales franceses y holandeses, así como realizar recorridos enológicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *