A menudo se pasa por alto en comparación con algunos de los otros países del sureste de Europa, Serbia y sus ciudades son una especie de joya escondida que espera ser descubierta. Si bien la capital, Belgrado, está causando sensación debido a su vibrante vida nocturna, muchas de las ciudades menos conocidas de Serbia tienen encantadores monasterios, iglesias, castillos y fortalezas para que disfrutes.

Ubicadas junto a hermosos ríos o en medio de colinas y valles, las mejores ciudades de Serbia tienen numerosos festivales musicales y culturales para que los visitantes disfruten. La fascinante y, a veces, turbulenta historia de la nación es otra razón más para visitar: este hermoso país te sorprenderá con todo lo que tiene que ofrecer.

Mapa de ciudades de Serbia

15. Vranje

Situada en las profundidades del sur del país, la larga y variada historia de Vranje ha sido gobernada por romanos y búlgaros, y los otomanos en particular han influido mucho en el desarrollo de la ciudad. En consecuencia, hay un ambiente turco en el lugar, con las mansiones hamam y otomanas que son particularmente agradables a la vista.

Con su población amigable y acogedora, Vranje es una gran ciudad para visitar; su riqueza de sitios históricos y la impresionante fortaleza del siglo XI son las principales razones por las que los turistas se dirigen aquí.

14. Leskovac

Leskovacdreamstime / © dt

Las colinas bajas de Leskovac forman un telón de fondo relajante para la ciudad. Si bien el paisaje es bastante agradable, el centro de la ciudad lamentablemente carece de edificios atractivos, ya que fue bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, tiene un rico patrimonio cultural en el que basarse: hay una serie de hermosos monasterios antiguos que se encuentran cerca de la ciudad que definitivamente merecen una visita. Debido a la recesión económica, muchos jóvenes se han ido de Leskovac, lo que le da una sensación un poco tranquila y poco poblada. Si quieres un lugar relajante para pasar, ¡este es el lugar!

13. Pancevo

Pancevodreamstime / © Nedomacki

Situada a orillas de los ríos Tamis y Danubio, el agua es una característica definitoria de esta ciudad. Una de las dos islas de la ciudad se utilizó anteriormente como cuarentena para ciudadanos enfermos. Ahora, ambas islas están cubiertas por hermosos bosques.

En verano, tanto los lugareños como los extranjeros se dirigen al complejo Bela Stena para aprovechar al máximo la hermosa playa. La ciudad en sí tiene numerosas atracciones culturales que debería tomarse un tiempo para explorar: el encantador Monasterio de Vojlovica del siglo XVI es solo uno de los puntos destacados.

12. Smederevo

Smederevodreamstime / © Igor Dymov

Situada a orillas del Danubio, la historia antigua de Smederevo lo convierte en un lugar interesante para visitar. El centro de la ciudad es agradable y pintoresco para pasear, con amplios bulevares que albergan pequeños cafés y restaurantes.

La principal atracción que se ofrece es la fantástica fortaleza que, aunque sufrió graves daños en la Segunda Guerra Mundial, es enorme en escala y ciertamente impresionante. El museo de la ciudad también merece una mirada a todos los artefactos antiguos que se ofrecen.

11. Zrenjanin

Zrenjanindreamstime / © Jovica Varga

Situada en la parte norte del país, la ciudad lleva el nombre de Zarko Zrenjanin, un líder de los partisanos de Yugolsav que fue torturado y asesinado por los nazis en la Segunda Guerra Mundial. La fortuna de la ciudad a menudo ha reflejado la de cualquier estado del que haya formado parte, por lo que se pueden encontrar edificios decadentes de la época de los Habsburgo en medio de bloques grises de la era socialista.

Si bien la plaza central es pintoresca, con una serie de atracciones culturales para visitar, la mayoría de los visitantes la visitan para ver los castillos cercanos. Bañados en historia y agradables a la vista, sus hermosos escenarios solo se suman a su encanto y atractivo.

10. Sombor

Sombordreamstime / © Attila Jandi

Conocido como ‘Greentown’ por los lugareños debido a sus hermosas avenidas arboladas y frondosos parques y plazas, Sombor tiene un encantador centro de la ciudad, con el antiguo ayuntamiento y el edificio Zupanija solo dos de sus aspectos más destacados.

A pesar de haber sido anexado por Hungría durante la Segunda Guerra Mundial, los edificios de Sombor están muy bien conservados, y la calle peatonal principal está llena de encanto de antaño que hace que parezca que ha retrocedido al pasado.

9. Pozarevac

Pozarevacdreamstime / © Zeljko Nikolic

A poco más de setenta kilómetros de la capital, Pozarevac es una excursión de un día que bien merece la pena si está buscando explorar la región alrededor de Belgrado. Además de una gran galería que se centra en las obras de arte del famoso pintor serbio Barili, Pozarevac tiene un museo fantástico con una gran cantidad de artefactos relacionados con la historia de la ciudad.

Como la antigua ciudad romana de Viminacium se encuentra cerca, hay muchas monedas, ollas y armas romanas para maravillarse. Puede visitar el sitio arqueológico en las afueras de la ciudad; aunque hasta la fecha solo se ha excavado un tres o cuatro por ciento, vale la pena visitarlo si se encuentra en Pozarevac.

Un gran lugar para salir, las discotecas y bares que se ofrecen le permitirán experimentar otro lado de la ciudad.

8. Sremska Mitrovica

Sremska Mitrovicadreamstime / © Pavle Marjanovic

Una de las ciudades más antiguas de Europa, la impresionante historia de Sremska Mitrovica se remonta a cinco mil años antes de Cristo. Alguna vez fue una de las cuatro capitales del Imperio Romano, conocida entonces como Sirmio.

Actualmente, la ciudad está un poco deprimida, su industria está menguando y su futuro parece incierto. Una posible respuesta podría ser el turismo: tiene una gran cantidad de ruinas antiguas debido al hecho de que solía ser una de las ciudades más grandes del mundo. El Museo de Srem es fascinante y hay algunas iglesias antiguas y bonitos mercados para visitar además de las ruinas romanas.

7. Vrsac

Vrsac

No muy lejos de la frontera con Rumanía, esta pequeña ciudad es fácil de explorar a pie y hay algunos puntos de interés por los que debería pasar antes de dirigirse a Rumanía, como hacen muchos visitantes.

Con muchos viñedos que rodean la ciudad, así como colinas verdes y un antiguo castillo con vistas a Vrsac, es un lugar pintoresco con bonitas vistas y excelentes vinos para degustar. Con muchos restaurantes y cafés, así como dos monasterios ortodoxos cercanos, Vrsac es un pequeño y encantador lugar para pasar el tiempo.

6. Subotica

Suboticadreamstime / © Nedomacki

Anteriormente una ciudad influyente en el Imperio Austro-Húngaro, la riqueza y la importancia de Subotica atrajo a arquitectos y artistas a sus calles; esta es, en gran parte, la razón por la que es tan mágico visitarla hoy.

Estos excelentes artesanos dejaron una hermosa arquitectura Art Nouveau en la forma de los deslumbrantes edificios que diseñaron, lo que hace que Subotica sea un lugar encantador para pasear.

Situada en el norte del país, es bastante multicultural y sus grandes poblaciones croatas y húngaras crean una vibrante mezcla de culturas. Desde aquí, puede hacer una excursión a la pintoresca ciudad junto al lago de Palic.

5. Nis

Nisdreamstime / © Stoyan Haytov

Nis, que se remonta a la época prerromana, ciertamente tiene una buena cantidad de sitios históricos: aquí nacieron numerosos emperadores romanos. Más tarde gobernada por los otomanos, la impresionante fortaleza y la misteriosa pero apropiadamente llamada Torre de las Calaveras son vestigios de su tumultuoso pasado que deberían incluirse en su lista de tareas pendientes.

La tercera ciudad más grande del país es un lugar bullicioso, donde los bares de cócteles de moda y los cafés atmosféricos se esconden entre los callejones antiguos. Gracias en parte a su gran población estudiantil, Nis tiene una escena musical animada, una de las mejores escenas culinarias del país y muchos eventos y festivales para que los visitantes y los lugareños disfruten.

4. Kraljevo

Kraljevo

Situada en el centro del país, Kraljevo es una pequeña ciudad que atrae a un número cada vez mayor de turistas cada año. Si bien la ciudad en sí es relativamente decepcionante, sin mucho que hacer, su principal atractivo es lo que se encuentra fuera de los límites.

Espectaculares monasterios medievales se encuentran cerca; son realmente hermosos con su impresionante arquitectura y sus encantadores frescos. Studenica, que data del siglo XII, es impresionante y es uno de los edificios más impresionantes del país.

Además de esto, desde Kraljevo se puede visitar la Fortaleza Maglic, que cuenta con antiguas fortificaciones y hermosas vistas del río Ibar. En verano se puede practicar rafting por sus canales y rápidos.

3. Kragujevac

Kragujevacdreamstime / © Dimitrina Lavchieva

La cuarta ciudad más grande del país se encuentra junto al río Lepenica. A pesar de ser el centro industrial de Serbia, Kragujevac tiene muchas cosas que ver y hacer. Hay muchas atracciones históricas y culturales para visitar, y el Parque Conmemorativo de Sumarice es particularmente interesante para visitar.

Un lugar joven, Kragujevac tiene un aire animado y hay una gran cantidad de restaurantes y bares baratos para que los visitantes los visiten, mientras que su estridente vida nocturna es otro atractivo.

2. Novi Sad

Novi Saddreamstime / © Joyfull

Conocida como la ‘Atenas de Serbia’, esta encantadora ciudad está repleta de sitios históricos y se ganó el apodo en parte debido a la dominante Ciudadela Petrovaradin, que mira hacia la ciudad y en cierto modo recuerda al Partenón.

Si bien es un lugar encantador con numerosos edificios que datan de los Habsburgo, hay una escena cultural vibrante y cada año la ciudadela alberga un festival de música masivo. Un lugar pintoresco, Novi Sad tiene muchos parques pequeños salpicados, con cafés y galerías escondidos en medio de los callejones sinuosos para que los explore.

1. Belgrado

Belgradodreamstime / © Kirill Makarov

Situada en el punto donde se unen los ríos Sava y Danubio, la capital de Serbia es un lugar lleno de vida y energía. Con su ecléctica mezcla de estilos arquitectónicos que incluyen sombríos bloques de hormigón socialistas y edificios y ruinas que se remontan a cuando el país estaba gobernado por los otomanos y los Habsburgo, Belgrado es una ciudad fascinante para explorar.

Hay muchos museos interesantes que se ofrecen, cafés atmosféricos y una ciudadela impresionante, así como algunos parques encantadores y paseos a lo largo del río. Con su gran cantidad de bares y discotecas, la vida nocturna de Belgrado hace que valga la pena visitar esta ciudad.

Ver también: Atracciones principales en Belgrado

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.